lunes, 26 de marzo de 2012

Cómo la Iglesia construyó la Civilización Occidental



WOODS JR, Thomas E., Cómo la Iglesia construyó la Civilización Occidental, Madrid, Ciudadela, 2007

El autor hace al inicio de su obra toda una declaración de intenciones: «La historia del catolicismo es para ellos un compendio de ignorancia, represión y estancamiento. Que la civilización occidental tanga una gran deuda con la Iglesia por la existencia de las universidades, las instituciones benéficas, el Derecho Internacional, las ciencias y otros importantes principios legales, entre otras muchas cosas, no parece que les haya inculcado con especial rigor. (…). Lo cierto es que la Iglesia construyó la civilización occidental.» (Pág. 19). Este libro es un derroche de divulgación histórica que derriba muchos muros mentales que hoy día pesan sobre el hombre moderno. Durante siglos, la Iglesia hizo una labor titánica para –no sólo preservar la sabiduría de la Antigüedad- sino para confortar y revitalizar un mundo asolado por la división y la barbarie a la que se vio asumido tras el derrumbamiento del Imperio romano. Toda la labor en el campo científico, cultural, humanitario, jurídico y moral está expuesto en esta obra. Desde religiosos (benedictinos, dominicos o jesuitas) hasta laicos (el autor facilita un gran número de nombres para consultar) hicieron suya la causa bíblica de Creced, multiplicaos y llenad las aguas de los mares; y que las aves se multipliquen en la tierra. (Gen 1-22) cuando irradiaron desde sus monasterios su saber y su hacer por Europa entera y América más tarde. Trabajaron todas las ciencias de la época, mejorando muchas e innovando otras tantas en todos los campos como fueron la agricultura, la ganadería, la vendimia, la orfebrería, la bibliografía, la arquitectura, la astronomía, la enseñanza media y universitaria, la energía hidráulica, la metalurgia, la relojería, la trigonometría, la hospitalidad y la caridad, la geología, la teología, la música, la lógica, la filosofía, la física, la biología, la metafísica, la psicología, la matemática, la sismología, la meteorología, la química, la pintura, la escultura, el derecho natural, canónico e internacional, la economía y sus diferentes teorías, la atención socio sanitaria gratuita, la autonomía de la mujer o la defensa de la vida y un largo etcétera.

Aunque hoy día «Si bien muchos estudiantes universitarios no son capaces de situar cronológicamente la Edad Media, suelen estar convencidos de que ésta fue una época de ignorancia, represión y superstición intelectual. Nada más lejos de la verdad, puesto que a este período se debe uno de los principales logros de la civilización occidental: el sistema universitario.» (Pág. 73). Por lo tanto, queda una gran tarea de expansión de la cultura y el conocimiento sobre la verdad histórica sobre la que se basa la grandeza de Occidente; el papel que la Iglesia tuvo hasta hace bien poco en el desarrollo vital de una civilización que –sin ella- no habría llegado a las cotas de desarrollo que goza hoy día. Por todo ello, no es de extrañar que Woods se dirija a su público final de una manera tan irónica como contundente: «Todo empezó enseñando a los bárbaros, y a los bárbaros nos dirigimos en este momento.» (Pág. 26).


© Juan Ignacio Vargas Ezquerra - Barcelona (España) – 2012 - Todos los derechos reservados.

3 comentarios:

Capitan Enjundia dijo...

Todo lo que dice el amigo Woods carece de sentido porque la pregunta de partida está mal formulada. La iglesia ocupaba tanto espacio en el mundo hasta el siglo XVIII que decir que contribuyó a la modernidad es tan verdadero como decir lo contrario. Decir que un sacerdote estuvo a favor de esto o aquello es lo mismo que decir que un sacerdote se opuso a esto o aquello.
Personas que pertenecían a la iglesia católica construyeron la civilización occidental es verdad pero decir que la Iglesia construyó la civilización occidental es absurdo.
Para terminar, un ejemplo: Theilard de Chardin era sacerdote es cierto ¿alguién podría decir que la iglesia contribuyó a la difusión de la teoría evolucionista?

Juan Ignacio Vargas dijo...

Apreciado colega:

Siguiendo su propio argumento, el papel que tuvo la Iglesia en todo lo que hoy conocemos como Occidente -y su influencia universal actual- fue de tal calibre que hoy no podemos entender nuestro mundo, si ignoramos quién fue el protagonista principal del mismo, del que somos herederos.

Carlos Alberto dijo...

Disparate.