sábado, 11 de marzo de 2017

Los días contados




BÀNFFY, Miklós, Los días contados, Escrito en la pared. Trilogía transilvana I, Barcelona, Libros del Asteroide, 2011 (5.ª)

Escrita originalmente en 1934 por el conde de Losoncz, transilvano, austro-húngaro, que desarrolló su vida profesional entre la política, la diplomacia y la literatura. Esta obra -primera de otras dos- fue censurada por los gobiernos comunistas húngaro y rumano, saliendo a la luz en los ochenta del siglo XX.

A lo largo y ancho de Los días contados tres personajes -Adrienne Miloth, LàszloGyeröfy, Bálint Abàdy- amigos y parientes entre sí, aristócratas, adinerados que gozan y sufren sus postrimeras en un tiempo que también tiene -valga la paradoja- sus días contados.

Una frase resume un poco el trasfondo que luce todo él libro: "Entre los miembros de la alta sociedad de Budapest, sólo unos pocos se dedicaban en cuerpo y alma a la política. Había otros asuntos importantes, o al menos igual de importantes. Por ejemplo, la competición hípica, que era tan interesante y apasionante como la cacería otoñal. Para convocar al Parlamento, una reunión de partidos o al comité del casino, en verano había que tener en cuenta la caza de la perdiz, en septiembre la del ciervo, a principios de invierno la del faisán, y en primavera los días de carrera, para poder intercalar las asambleas entre estos acontecimientos. Cuando acaban las carreras en Budapest comenzaba la temporada de derbis en Viena, que atraía a mucha gente. Por tal razón, se descartaba esa época del año para organizar eventos importantes". (pág. 378).

Junto a esta vida de bailes hasta bien entrada la madrugada, charlas sin trascendencia, duelos decimonónicos, adulterios diarios, derroche de coronas en el juego, lacayos al servicio de sus señores, vestimentas a la moda, discusiones nacionalistas, etcétera, existe el tormento de nuestros protagonistas que -a pesar de tenerlo todo- no tienen su hueco el mundo en donde representan su papel. Una tragedia que no verá su fin hasta que se lean Las almas juzgadas y El reino dividido que componen la trilogía Transilvana.

Prologada por Mercedes Monmany y traducida del húngaro por Èva Cserhàti y Antonio Manuel Fuentes Gaviño.

@Juan Ignacio Vargas Ezquerra - Barcelona (España) - 2017 - Todos los derechos reservados